EL CARNAVAL HIZO TEMBLAR LA PROVINCIA

La gran fiesta nacional copó esquinas y escenarios como nunca. General Belgrano, Bolívar y Vicente López impulsaron fiestas multitudinarias.

Cientos de corsos callejeros ocuparon las calles bonaerenses, resistiéndose a la tentación de sumarse a los espacios porteños. Con alegría y en comunidad iluminaron las esquinas más importantes de la provincia.

Si bien todos los municipios aportaron lo suyo sea mediante vayas, iluminación o sonido lo cierto es que unos pocos intendentes apadrinaron los corsos en estas fechas. El escaso presupuesto y una cada vez más ruidosa minoría que despotrica contra las fiestas populares generan recelos en los ajustados líderes municipales.

Una comparsera durante el Carnaval de Vicente López

Pero no todos dejaron de apostar e incluso algunos impulsaron grandes fiestas. En Bolívar se hizo una articulación con el Cinemóvil para llevar realidad virtual a los corsos, conectando la fiesta popular a la tecnología. En General Belgrano se articuló a los corsos junto a la oficina de turismo y desplegó amplios recursos para los carrozas y disfraces.

Pero el más notorio fue el carnaval de Vicente López que montó un enorme escenario y apoyó tanto a artistas reconocidos como jóvenes emergentes. Más de 15 grupos locales coparon el escenario frente a 80.000 espectadores.

Este es un ejemplo más de como las apuestas culturales no sólo generan interés sino que tienen una audiencia permanente. Celebramos que haya municipios que entiendan esta situación por encima de las realidades económicas y entienden que tal vez es más que nunca el momento de unirnos en las celebraciones que tengamos a nuestro alcance.

Desde LaOla creemos que estas son las apuestas que profesionalizan nuestra escena fuera de los grandes carnavales del interior como Gualeguaychú y Santiago. Celebramos estas iniciativas y esperamos que puedan mantenerse durante el tiempo.